Teletrabajo ante el covid 19

  • por

Para entender la importancia de lo que está sucediendo actualmente con el teletrabajo, nos debemos remontar no mucho tiempo atrás y entender lo que no pasaba. Ya en 2017, en el estudio de Creafutur “Los ciudadanos y la movilidad en Barcelona” en el que se realizaron entrevistas a 3.000 ciudadanos de la Región Metropolitana de Barcelona, más de la mitad de los trabajadores (54,1%) indicaba que su empresa no les ofrecía ningún tipo de medida de conciliación familiar y, únicamente un 15,2% declaraba que teletrabajaban algún día a la semana. Dos años más tarde, en 2019, en la reedición del mismo estudio en forma de barómetro, los datos obtenidos no mostraban cambios drásticos: un 50,4% mantenía que no le ofrecían medidas de conciliación familiar, mientras que el porcentaje de teletrabajadores apenas variaba (16,7%).

Antes de esta situación, según datos del estudio de Randstad ‘Flexibility at work’, el 58% de los trabajadores españoles consideraba antes del comienzo de la crisis que en su puesto disponía de todo lo necesario para poder trabajar desde casa. Y otro dato: el 68,6% de los empleados quería teletrabajar, pero su empresa no se lo permitía.

La Organización Internacional del Trabajo calcula que los ingresos de los casi 1600 millones de trabajadores de la economía informal disminuyeron un 60% durante el primer mes de la crisis. Estos trabajadores no pueden trabajar a distancia y se enfrentan a la horrible elección de arriesgar su vida o sus medios de subsistencia. Algunos países han adoptado medidas para apuntalar estos ingresos básicos y, al mismo tiempo, garantizar la higiene y los equipos de protección personal adecuados para los empleados y clientes, las empresas y los trabajadores de los sectores no regulados o informales.

Cuando se decretó el estado de alarma, muchas empresas –algunas con más facilidad que otras- tuvieron que implantar el teletrabajo a marchas forzadas. De pronto, toda España se encontró ante un experimento que “ha servido para acelerar en 2 meses lo que hubiera sucedido de forma natural en los próximos 5 años.